Saltar al contenido.

Risas enlatadas

De blog en blog (y 3)

En el capítulo anterior: Jesús Marchamalo me salvó de una trampa de arenas vanidosas en las tierras altas de Dragolandia. En su cuidada página encontré una dedicatoria que me llevó directamente a la web de Enrique […]
De blog en blog (y 3)