Saltar al contenido.

‘En la orilla’


En la orilla

Pero en el fondo él y yo idénticos. El mismo pesimismo. La misma idea de que no hay hombre que no sea un malcosido saco de mierda”. Es la voz de Esteban, el pensamiento afónico que escucha este viejo fracasado en el interior de su mente, sin mover los labios, mientras mira a su padre nonagenario, el padre al que desprecia, el hombre que nunca le hizo sentirse querido; él sí, realmente mudo, tan solo en el mundo como este empresario quebrado, anciano encerrado en un callejón sin salida, como tantos hombres reales que no supieron ver el estallido de la burbuja del ladrillazo y quedaron atrapados mientras lo apostaban todo a la carta equivocada.

Parecía que no iba a quedarse ni un centímetro de terreno sin hormigonar; en la actualidad, el paisaje tiene algo de campo de batalla abandonado, o de territorio sujeto a un armisticio: tierras cubiertas de hierba, naranjales convertidos en solares; frutales descuidados, muchos de ellos secos; tapias que encierran pedazos de nada”. Esteban, vida estéril, se siente atrapado en la casa/taller/celda que comparte con su padre, que es de su padre. Porque él apenas ha llegado a tener nada, menos aún lo que no se puede comprar con dinero. Esteban reflexiona sobre su vida mientras 2010 acaba y siente que su vida es como ese suelo yermo y tapiado, un pedazo de nada.

Fuera de la casa/prisión, de la carpintería cerrada por quiebra, a Esteban sólo le quedan el marjal, la partida en el bar con los amigos que no son amigos, las visitas diarias de Liliana, la colombiana que lava la mierda de su padre sin inmutarse mientras le describe a Esteban un país de ensueño, semana tras semana, sablazo tras sablazo. “Imagino que sí, que al final todo se borra, aunque pasará un tiempo hasta entonces, ya sabes que el rencor dura bastante más que el amor, tu voz: no, hoy no le voy a decir para no preocuparlo, no quiero, le he dicho que lloro por mis cosas, pero no me pregunte, le he dicho que no se lo voy a contar, y ya está”.

Habla Esteban, rencoroso, solitario vencido, iluso traicionado, y habla Liliana, y sus voces se entremezclan en un diálogo que retumba en la casa/taller/celda sin salir de la mente de Esteban, que rumia su tristeza absoluta. Cruzan sus voces Esteban y Liliana, y Ahmed y Joaquín – dos de los cinco empleados de Esteban – y la mujer de Álvaro, el empleado que siempre pensó “heredar” el taller. Habla, poco, el padre de Esteban, comunista derrotado. Y habla Pedrós, prototipo del promotor/constructor que reinó en toda España y escapó indemne, dejando un reguero de cadáveres de carne, hueso y hormigón. Chirbes usa múltiples recursos literarios para que escuchemos sus voces y oculta con maestría el andamiaje para atraparnos en un mundo donde no hay Dios ni Marx.

Hay que adentrarse en La orilla’ con una buena dosis de optimismo. Se agotará pronto. Son muchos los críticos que ya la han definido como la mejor novela de la crisis. Lo es, sin duda, pero porque también es mucho más. Chirbes – que ya narró en ‘Crematorio’ la crisiestafa del ladrillazo cuando todavía políticos y economistas negaban la burbuja – ha escrito un relato soberbio sobre la condición humana. No hay espacio para la esperanza, ni siquiera para imaginar el espejismo de la felicidad. “La mentira – rumia Esteban – es como el agua, incolora, inodora e insípida, el paladar no la percibe, pero nos refresca”. En esta magnífica novela sólo hay verdad y mucha, mucha sed. El agua de este pantano está envenenada.

En la orilla’. Rafael Chirbes. Editorial Anagrama. Barcelona, 2013. 440 páginas, 19,90 euros.

Pd.: Anagrama anuncia para octubre la publicación en su colección Otra vuelta de tuerca de ‘Pecados originales’, un volumen que recoge ‘La buena letra‘ y ‘Los disparos del cazador’, dos de las primeras novelas de Chirbes.

Pd. 2: Aquí podéis leer la reseña de ‘En la orilla’ del novelista Ricardo Menéndez Salmón, en microrevista.com

Pd. 3 (30/12/13): Tanto Babelia como El Cultural han elegido ‘En la orilla’ como la mejor novela de 2013. Os dejo el enlace del artículo que Chirbes dedica al Galdós “sesentón y desengañado”, con cuya visión de España se identifica, y el diccionario esencial de Nuria Azancot: 22 palabras para no perderse en esta enorme novela.

5 respuestas »

  1. La novela es una aburridísima retahíla de monólogos interiores que queda a años luz de los grandes autores que lo han usado incluso en el Estado español, como Juan Goytisolo Luis Goytisolo o incluso el falangista Cela. No se explica por qué un autor tan crítico con los demás no se aplica el cuento, porque al final lo que queda es un autor en horas bajas, como Eduardo Mendoza, incapaz de superarse. Un abuelito para ingresar en un geriátrico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: