Saltar al contenido.

Funambulista


funambulista

DIARIO DE COWBOY

Rodeo mi carne de un muro de acero. Pongo el candado a la máquina de sueños y dejo la pértiga en el armario de riesgos prohibidos, entre cajas de ron y un millón de cigarrillos. Encierro la vida en una pantalla. Mirar es más fácil que vivir, casi indoloro. Hasta que llegas tú. Y desenfundo la pértiga, me descalzo y vuelvo a hacer avanzar sobre la barra de acero. Es muy difícil mantener el equilibrio con el peso de la armadura, mirando a un vacío en el que no hay red. La pantalla sigue encendida. Una tentación, volver atrás ante el primer resbalón, cuando tu silencio se convierte en el NO más ruidoso que nunca me han dicho y dejo de soñar. Renunciar a volver a sentir cómo el viento me balancea, el cable de acero se clava en la planta de mis pies y la pértiga pesa cada vez más. Dejar de sentir para volver a acumular horas de vuelo en simulador. Muevo la pértiga, me retuerzo, la estiro y aprieto el botón de apagado. No quiero volver atrás. Nunca. Suspiro del público, sudor en los ojos, tímidos aplausos. Fundido a negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: