Saltar al contenido.

Por qué queremos a García Márquez


Gabriel-García-Márquez

Murió el escritor una tarde en México, una noche en Madrid, una mañana en Tokio. Murió García Márquez y todos los lectores lo sentimos porque todos somos o hemos sido suyos. Ningún escritor ha sido querido tanto por tantos.Cien años de soledad’, ‘El amor en los tiempos del cólera’, ‘El coronel no tiene quien le escriba’, ‘Crónica de una muerte anunciada’… nos convirtieron en habitantes de Macondo, asombrados por un mundo en el que la realidad y la fantasía eran inseparables, atrapados por metáforas llenas de sabores, olores, sonidos, siempre acertadas y originales, seducidos por el mago.

Todos tenemos un recuerdo de García Márquez, al que leímos cuando éramos adolescentes románticos o jóvenes menos cínicos. Cuenta el escritor en Vivir para contarla’, el primer tomo de unas memorias incompletas, que sólo deberían leerse los libros que nos fuerzan a releerlos. Aquí va el comienzo de las novelas que más me gustaron, para volver a prender el fuego y ser, otra vez, sus lectores practicantes, para recordar por qué le queremos.

garcia marquez

CUADERNO DE ROBOS (XIV)

Crónica de una muerte anunciada’

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros”.

 ‘El amor en los tiempos del cólera’

Era inevitable: El olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados. El doctor Juvenal Urbino lo percibió desde que entró en la casa todavía en penumbras, adonde había acudido de urgencia a ocuparse de un caso que para él había dejado de ser urgente desde hacía muchos”.

El coronel no tiene quien le escriba’

“El coronel destapó el tarro del café y comprobó que no había más de una cucharadita. Retiró la olla del fogón, vertió la mitad del agua en el piso de tierra, y con un cuchillo raspó el interior del tarro sobre la olla hasta cuando se desprendieron las últimas raspaduras del polvo de café revueltas con óxido de lata”.

Del amor y otros demonios’

“Un perro cenizo con un lucero en la frente irrumpió en los vericuetos del mercado el primer domingo de diciembre, revolcó mesas de fritangas, desbarató tenderetes de indios y toldos de lotería, y de paso mordió a cuatro personas que se le atravesaron en el camino. Tres eran esclavos negros. La otra fue Sierva María de Todos los Ángeles, hija única del marqués de Casalduero, que había ido con una sirvienta mulata a comprar una ristra de cascabeles para la fiesta de sus doce años”.

‘El otoño del patriarca’

“Durante el fin de semana los gallinazos se metieron por los balcones de la casa presidencial, destrozaron a picotazos las mallas de alambre de las ventanas y removieron con sus alas el tiempo estancado en el interior, y en la madrugada del lunes la ciudad despertó de su letargo de siglos con una tibia y tierna brisa de muerto grande y de podrida grandeza”.

Cien años de soledad’

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

Dos de estos comienzos están ocultos en ‘Cuestión de principios’, una entrada sobre las primeras frases de una novela que más me han gustado. No es casualidad que de las doce elegidas, García Márquez sea el único escritor que repite en la entrada. El robot no se ha dado cuenta, pero ya sabéis que es un poco torpe. Os invito a leer pinchando aquí.

 Pd. (20/4/14): “Volvió a la isla el viernes 16 de agosto en el transbordador de las dos de la tarde. Llevaba una camisa de cuadros escoceses, pantalones de vaquero, zapatos sencillos de tacón bajo y sin medias, una sombrilla de raso y, como único equipaje, un maletín de playa“. Así comienza  ‘En agosto nos vemos’, la novela inacabada de García Márquez. La Vanguardia publica hoy el primer capítulo. Podéis leerlo pinchando aquí.

Pd. 2 (30/4/14): Os invito a visitar esta entrada del blog ‘La buena prensa’, donde Miguel Ángel Jimeno ha reunido las mejores portadas de los especiales dedicados al maestro.

Pd. 3 (11/5/14): Y aquí, dos lecciones de honradez y una de coraje que García Márquez dio a Javier Cercas.

Pd. 4 (12/9/14): Me ha gustado mucho este artículo de Javier Aparicio Maydeu, ‘Lo que aprendí de Gabo.

3 respuestas »

  1. Habremos perdido hasta la memoria de nuestro encuentro…y sin embargo nos reuniremos,para separarnos y reunirnos de nuevo,allí donde se reúnen los hombres muertos,en los labios de los vivos.
    Samuel Butler

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: