Saltar al contenido.

‘La cruz de Monte Arruit’


 

Soldados españoles en la Guerra de Marruecos

Un joven veinteañero dilapida su fortuna entre champán y opio, holgazanes aristocráticos y mujeres hermosas a la caza de un rico heredero. París, sí, es una fiesta interminable hasta que nuestro protagonista se entera del ‘Desastre de Annual’ (22 de julio – 9 de agosto de 1921) e impulsado por el patriotismo de un héroe romántico se alista voluntario para luchar en Marruecos y encontrar, por fin, un sentido a su vida. Así, como una película digna de Errol Flynn o Gary Cooper, comienza La cruz de Monte Arruit’, la gran aventura de Enrique Meneses Puertas (1894-1987), el padre del célebre reportero Enrique Meneses (1929-2013).

Enrique Meneses el día de su boda con Carmen Miniaty

Enrique Meneses y su esposa Carmen Miniaty

La película que Hollywood no hizo – el mismo Hollywood que el autor visitó poco después de relatar sus combates – termina aquí. Tras el prólogo parisino, estas memorias se convierten en un relato amargo, realista y crítico de los meses que siguieron al mayor desastre militar del ejército español en tiempos contemporáneos. La caótica retirada acabó con más de diez mil militares muertos, incluido su superior, el general Silvestre, y con los guerreros rifeños de Abd el Krim a las puertas de Melilla. Tres mil españoles fueron asesinados tras rendirse en Monte Arruit, después de esperar durante días un rescate que nunca llegó.

Alistado en los Húsares de Pavía, Meneses participa en la reconquista de esta posición, aterradora exposición de cadáveres insepultos y martirizados que ayuda a enterrar, lucha en la toma de Zeluán y se enrola en los Regulares. “No comprendo cómo pueden resistir tantas horas sin apenas comer y sin dormir”, escribe admirado sobre los rifeños que luchan siempre en primera línea mandados por oficiales españoles, pero que son relegados por una prensa que, una y otra vez, favorece a la Legión, oculta la precariedad de la tropa – mal vestida y peor alimentada – y convierte a impostores en héroes. Indignado, Meneses escribirá su relato durante la convalecencia de un balazo en la cabeza que casi lo mata, para rescatar también la memoria de sus camaradas muertos.

Dámaso Berenguer en Monte Arruit.jpg

El general Dámaso Berenguer, Alto Comisario del Protectorado de Marruecos, se tapa la nariz con un pañuelo por el hedor de los cadáveres (Monte Arruit, octubre de 1921)

“¡Cuánta sangre inútil nos han costado los blocaos sin cuento!”, critica cuando la reconquista comete de nuevo el error de crear una línea de pequeños fortines sin agua. Meneses no omite el salvajismo los soldados españoles, que cortan las cabezas de los moros muertos o los linchan con una crueldad terrible, y plantea la pregunta esencial: “¿estamos nosotros a la altura suficiente para encargarnos de un pueblo, educarlo y hacerle próspero?”. Sin la calidad literaria de la gran trilogía marroquíLa ruta’ de Arturo Barea; ‘El blocao’, de José Díaz Fernández; e ‘Imán’, de Ramón J. Sender -, La cruz de Monte Arruit’ ofrece un punto de vista original de la guerra de Marruecos, con momentos de gran brillantez y una frescura que conserva intacta. Es, en fin, un inesperado y afortunado rescate.

‘La cruz de Monte Arruit’. Enrique Meneses Puertas. Ediciones del Viento. A Coruña, 2019. 280 páginas, 21 euros.

2 respuestas »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: