Saltar al contenido.

‘Burbujas’


Un día, Ramón Sánchez – un cuarentón casado, con dos hijos con los que no habla, una mujer que no le ama, una madre que ha olvidado todas las palabras y un padre muerto con el que dialoga cuando se tumba en su cama – , un día, Ramón Sánchez se entera de que le van a recolocar en el trabajo. La noticia le deja tan sorprendido que se sienta en ese parque que atraviesa todos los días sin detenerse. Y cuando se levanta del banco, ¡crack!, su espalda y su vida se rompen.

Encorvado y huyendo de miradas ajenas, Ramón descubre el acuario del parque. Y enfrentado a su reflejo en la pared de cristal comienza a interrogarse sobre su vida. Así comienza Burbujas, la última novela gráfica de Daniel Torres y la primera novela gráfica, que he leído… lo que, ¡glups!, dice muy poco de mi. Pero no imagino una obra mejor para los que todavía no habéis leído una. ‘Burbujas’ tiene esa cualidad de los grandes relatos, te agarra del cuello y no deja que levantes la mirada hasta que llegas a la frase final. Bueno, a la viñeta final.

burbujas

Para evadirse de una realidad que no le gusta nada, para escapar del mundo que se ha construido, Ramón piensa en las películas que más le gustan y se convierte en personajes de Robert Mitchum , desde el predicador con su nudillos tatuados de amor y de odio de ‘La noche del cazador hasta el Philip Marlow de ‘Adiós, muñeca’. Pero ante el espejo de cristal del acuario, entre burbujas y peces de colores, Ramón comienza a cuestionarse su futuro y a recordar sus sueños incumplidos, los poemas de amor y juventud a su mujer, los viajes en moto que nunca llegó a hacer, las virutas del taller de su tío carpintero…

“Porque a ver, ¿qué hay de verdadero en mí? Está claro que todos mentimos a los demás para parecer mejor de lo que somos. Pero, ¿por qué mentirnos a nosotros mismos? Es de gilipollas, ¿no? ¿Es mi vida una mentira? Todo ahí fuera es mentira, sí…”

¿Parece demasiado serio?, pues lo es, pero sus viñetas están llenas de humor y hay decenas de páginas que atraviesas volando a la velocidad de la risa. Si pinchas el vídeo que han hecho los de Norma lo entenderás, porque el ritmo de esta novela es tan veloz como la burbuja de oxígeno de un buceador que recorre nuestros sueños y asciende a la superficie de nuestra realidad para despertarnos de la anestesia.

‘Burbujas’. Daniel Torres. Norma editorial. Barcelona, 2009. 280 páginas, 24 euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: