Saltar al contenido.

‘Mi gran novela sobre La Vaguada’


“…y en la terraza, si había terraza, había siempre una planta de marihuana – yo pensaba que era siempre la misma planta trasplantada de casa en casa y de terraza en terraza, una sola planta de marihuana para todo Madrid”.

Nunca había leído una novela cuyos escenarios fueran los escenarios de mi vida. Los mismos bares, los mismos cines, los mismos centros culturales, la misma librería, la misma calle de Atocha por la que he pasado centenares de veces… las mismas casas de amigos con planta de marihuana.

Nunca había leído una novela cuyo personaje viviese en los escenarios de mi vida y su vida fuese tan parecida a la mía. Los mismos no trabajos, las mismas llamadas frustradas, los mismos cursos del paro absurdos, las mismas esperas en las que sueñas una vida distinta. Así que cuando entre risas y carcajadas  leía las desventuras del protagonista de ‘Mi gran novela sobre La Vaguada’ no podía dejar de pensar que el personaje y yo nos hemos cruzado una y otra vez, sin vernos.

Mi gran novela sobre La Vaguada’ es la segunda novela de Fernando San Basilio. Es un libro breve, de lectura ágil y muy divertido. Lo que cuenta San Basilio parece tan real que tiendo a creer que es Fernando el mismo protagonista, un tipo perdido que sueña con escribir una cosmonovela sobre La Vaguada.  Él tiene un sueño y su sueño es un escudo que le protege de la vida demasiado gris que nos rodea (a casi todos).

Yo avanzaba a mi manera en la carrera de vivir y además tenía el borrador de mi gran novela cosmos sobre La Vaguada: La Vaguada como cosmos explicada al mundo. ¡Yo tenía mi cosmovaguada y los demás no tenían nada!

Este escritor que casi no escribe se convierte en casi traductor de traductores, en casi corrector de erratas de un periódico gratuito, en casi padre, en casi estafado, en casi biógrafo de casi triunfadores, en casi redactor de Canal Cocina, y mientras tanto se transforma en un joviviejo, y la gran novela sobre La Vaguada se convierte en una pequeña gran novela sobre una generación X, atrapada entre estafas y con sus propios estafadores generacionales.

Los casis se acumulan y mientras los amigos pasan las pantallas del videojuego, vencen al ogro del puente, conquistan a la princesa y el castillo comienza a quedarse pequeño: no hay espacio para el heredero: “Ah, sí , yo lo había visto, yo sabía lo que era eso. La gente, cuando tenía hijos, dejaba de tener problemas porque todos los problemas se reducían de repente a uno solo, que eran los hijos”.

Me ha gustado tanto ‘Mi gran novela sobre La Vaguada’ que me compré el viernes ‘Curso de librería, la primera novela de Fernando San Basilio, y ya la tengo reservada para cuando me canse de intentar pasar las pantallas del videojuego que tanto se me resisten.

5/6/10

1 respuesta »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: