Saltar al contenido.

‘La gran búsqueda’


Smith Marx Schumpeter Keynes

El deseo de poner a la humanidad a las riendas es lo que motiva la mayor parte de los tratados de economía“. Es lo que pensaba Alfred Marshall en el Londres de los años 70 del siglo XIX, una ciudad por la que ya no caminaba Dickens aunque seguía mostrando escenas de pobreza dickensianas. Hoy, cuando de las aceras de muchas ciudades europeas brotan hombres arrodillados, intuyo que 9 de cada 10 españoles, griegos, irlandeses y portugueses piensan que estamos muy lejos de cumplir ese deseo. La estadounidense Sylvia Nasar, autora de La gran búsqueda’, es más optimista.

Su historia de la Economía es una brillante narración en la que el progreso es una línea continua, apenas frenada por duras crisis siempre superadas. El gran mérito de Nasar es construir una historia en la que se pueda apreciar este avance continuo mientras nos muestra las virtudes, debilidades y fobias de los genios. No deja de sorprenderme que Marx escribiese El Capital’ sin visitar nunca una fábrica, que Keynes, a pesar de su sabiduría, perdiese una fortuna en la bolsa porque fue incapaz de prever el gran crack del 29 o que los inteligentes Webb no viesen que la dictadura soviética no era la alternativa.

El relato de Nasar es una carrera de relevos – no dejéis de pinchar aquí – en la que el testigo del conocimiento económico supera las vallas cada vez más altas de las crisis. Al pesimista Marx le releva el optimista Alfred Marshall, que sí visitó fábricas a ambos lados del Atlántico y advirtió que los obreros no eran autómatas encadenados sino que influían, y mucho, en la mejora del trabajo, lo que obligaba al empresario a incentivar su labor. Donde se detiene Marshall, prosiguen Beatrice y Sidney Webb, que expresan por primera vez de forma clara y sistemática los pilares del estado de bienestar en la primera década del siglo XX.

Los Webb encontraron un aliado político en alguien tan poco revolucionario como Winston Churchill, quien ya en los años previos a la Primera Guerra Mundial pensaba que el Estado debía garantizar, escribe Nasar, “un seguro de desempleo y de incapacidad laboral, la escolarización obligatoria hasta los diecisiete años, la sustitución de la asistencia a los pobres por la provisión de empleo público mediante la construcción de carreteras y la nacionalización de los ferrocarriles”. Basta ver lo que pedía entonces Churchill para advertir el retroceso que vivimos ahora, en un camino de servidumbre muy diferente al augurado por Hayek, uno de los pocos economistas que vio venir el crack del 29.

Es posible que en el estado actual del conocimiento humano no estemos capacitados para entender una crisis tan vasta y novedosa (…) En todo el mundo no hay ningún profeta que nos ofrezca observaciones que puedan considerarse suficientemente amplias y oportunas (…) Ésta es también una crisis del conocimiento humano, y nuestros peores errores no han surgido de la malevolencia sino de la falta de previsión”. El periodista Walter Lippmann hizo este comentario a Keynes durante la emisión el primer programa de radio transatlántico. Si no fuera por la última frase, podríamos pensar que esa crisis vasta y novedosa a la que se refiere es la que vivimos, pero estas líneas citadas por Nasar tienen 79 años.

Ningún país fue capaz de encontrar una solución racional a la crisis. Y es aquí donde el testigo del progreso se cae al suelo, en mitad de la carrera. Mientras que Estados Unidos arrastró elevados índices de paro y pobreza hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Alemania, Italia y Japón dispararon su gasto militar para iniciar aquella guerra. Hoy, la Gran Depresión es ya la única referencia para la crisis que sufrimos y, lamentablemente, sabemos que no fueron los economistas los que encontraron la salida. Incluso en 1944, cuando la victoria de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial parecía inevitable, Paul A. Samuelson temía que la llegada de la paz trajera también el retorno de la crisis económica. Se equivocó. Ahora que España está a punto de llegar a los 6 millones de parados, es obvio que nuestra política económica es errónea. La cuestión es cuánto tiempo tardarán quienes nos mandan en admitirlo y hacer realidad el deseo de Marshall.

Pd.: A los que habéis llegado hasta aquí, os dejo como premio este vídeo genial de econstories.tv. Nunca vi un esfuerzo tan grande por contar de forma divertida y didáctica dos teorías económicas. Suena la campana y empieza el combate. Atentos al público y a los entrenadores.

Pd. 2 (4/1/13): Os dejo el enlace del excelente artículo que sobre ‘La gran búsqueda’ publica hoy Joaquín Estefanía en El País

7 respuestas »

  1. Querido Joaquin.
    Es imposible pronunciarse, brevemente, sobre cada una de las ideas expuestas. Todas fueron válidas en su momento. Y criticables, por supuesto. Así que me refiero a la conclusión final: ciertamente (a la vista está) nuestra política económica es errónea y nadie lo reconoce. La pregunta (si te refieres a España) es: ¿es “nuestra” esa política económica? ¿crees que con otro presidente de gobierno y otro ministro de economía variaría, radicalmente, la dramática situación?
    Sinceramente creo que no. Soy muy pesimista. No hay fururo a corto-medio plazo. Lo sé, a fuer de griego.

    Me gusta

  2. Seitaridis no es nadie, por mucho énfasis que alguno pusiese en su alineación. ¿Quién es Seitaridis? Nadie, dicho está. ¡Viva Juanfran!

    Me gusta

  3. Amigo Seitaridis, nuestra política económica no es nuestra. El problema es que nuestro gobierno, que sí es el de todos (votasen o no al PP) prometió que haría justo lo contrario de lo que está haciendo. Mientras la reducción del paro no sea su primer y principal objetivo, la crisis sólo empeorará.

    Me gusta

  4. Querido Joaquin:
    Me cuesta creer que la reducción del paro no sea el primer objetivo del gobierno. Otra cosa (además de las circunstancias externas) es su inoperancia, su ignorancia o su incapacidad intelectual. Pero eso no me extraña. La experiencia de gobiernos inútiles en España va siendo, ya, clamorosa.
    Prometer una cosa y hacer la contraria es prevaricación, porque lo sabían.
    ¿Quién crees que nos puede sacar de esto?

    Me gusta

  5. No se si arreglo “pacífico” o no. Tanto el vídeo (excelente) como el relato de Nasar dejan muy claro, en mi opinión, que la piedra cambia de nombre, pero es la misma piedra en la que nos encanta volver a tropezar, de modo que posiblemente vendrán tiempos mejores (no pronto) y cuando esto suceda volveremos a actuar como si nada hubiera pasado, parte de los políticos que nos hayan “acompañado” mientras todo se iba al traste nos seguirán acompañando con los “brotes verdes y las cosechas”. Sinceramente no creo que la sociedad española de una u otra ideología esté verdaderamente dispuesta a cambiar a largo plazo, sí momentáneamente, para salir del marrón, pero no para no volver a tropezar en lamisma piedra más adelante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: