Saltar al contenido.

‘El cura y los mandarines’


cura-mandarines-moran

La censura llegó tan tarde que sorprendió al pavo real matriculado: ISBN 9788498927443. Llegó tan tarde que el libro ya tenía precio en la gran biblioteca digital: 27,90 euros. Llegó tan tarde que los libreros ya sabían su fecha de entrega: 7 de octubre. Llegó tan tarde que la revista ‘Leer’ publicó en su edición impresa una entrevista a su autor ácida, mordaz y divertida, que termina demasiado pronto y que, sin necesidad de la censura, despierta el deseo de leer este libro nonato al que Gregorio Morán bautizó con un título triple: ‘El cura y los mandarines. Historia no oficial del bosque de los letrados. Cultura y política en España 1962-1996’.

Es un ajuste de cuentas, quizá el más duro y más brutal de los que he escritocontesta Morán a la primera pregunta de Fernando Palmero – pero también es una continuación del libro de Ortega (‘El maestro en el erial’) (…) Por eso es posible que este libro no exista, que no salga en los papeles como se intentó con el de Ortega”. Morán se teme ya lo peor cuando conversa con Palmero. Esta vez no habrá artículo de Vargas Llosa que salve su libro. Dice Morán que ha dedicado 10 años a escribir este ensayo que comienza en 1962 – el año del Contubernio de Munich, de la gran huelga de los mineros asturianos, de la publicación de Tiempo de silencio’… de la boda de los futuros reyes – y termina en 1996, el año en el que Aznar salió al balcón.

jesus-aguirre-pipa

En ese viaje, la trayectoria de Jesús Aguirre – el cura del título, el hombre con pipa que posa sobre estas líneas – sirve a Morán como hilo conductor para contar quién hizo qué, y por qué, en el mundo cultural durante estas tres décadas y media. Y, sin leerlo, intuyes un retrato feroz de los mandarines: Pradera, Gil de Biedma, Castellet… aunque Morán sea más duro con la generación posterior, la suya, la que solo consiguió que la elite de la dictadura aceptase que algo tenía que cambiar para que nada cambiase. Llegó un momento en el que ni nosotros podíamos ganar ni ellos podían seguir como hasta entonces”, cuenta Morán a Carlos Prieto. Así que ganaron ellos y siguieron de otra forma, claro. Es lo que contó Morán en ‘El precio de la transición’, un libro resucitado por la censura como beneficio colateral.

La reprobación de ‘El cura y los mandarines’ llegó tan tarde, que la revista ‘Sin permiso’ ha publicado el índice del libro. En la página 524 empezaba el capítulo ‘El País como parodia del intelectual comprometido’; en la 399, la treintena de páginas dedicadas al maltrato que los mandarines dieron al siempre exiliado Max Aub; en la 299, el capítulo dedicado a Cela, a quien Morán califica como el escritor trepa con más talento desde Quevedo. “Como Cela era un figurón de la cultura española, le vendió la moto al dictador (el venezolano Marcos Pérez Jiménez) – dice Morán a Palmero – y escribió un libro que era una mierda (‘La Catira’) (…) quiso repetir la jugada, escribir un libro sobre Marbella que se llamase ‘Marbella Paraíso’, o algo así, una cosa golfa, por 100 millones. Hasta a Gil y Gil, que no tenían ningún rubor, le pareció excesivo. Si le llega a salir hubiese sido como ‘La Catira’. Cela no tenía ningún problema de principios”.

libros censurados

La amoralidad de nuestro penúltimo Nobel es un secreto a voces. La censura no parece haber llegado por este flanco, sino por el penúltimo capítulo, página 748: ‘¡Todos académicos!’ Estoy seguro que alguien le pasó las 11 páginas a Víctor García de la Concha – cuenta Morán en la entrevista post mortem de su obra – . En el momento en que tienes esas páginas, ya puedes amenazar a la editorial con meterles un puro si publican eso”. “¿Qué le puede haber molestado a Víctor García de la Concha (actual director del Instituto Cervantes, director de la Real Academia entre 1998 y 2010)?, pregunta Carlos Prieto. “Todo. Le puede haber molestado todo. Su misma trayectoria (…) los pasados se pueden cambiar, borrar unas cosas y añadir otras. Es uno de los rasgos notables de la reciente historia cultural española”. Crítica (Planeta) niega la censura y dice que hay 200 pasajes del libro que pueden costarles una querella.

Cuenta Morán en su última sabatina intempestiva que su libro censurado se ha convertido en objeto de deseo entre jóvenes editores. Morán, que dispara contra casi todo, también tiene balas para ellos. “La censura del business, del negocio, es tan implacable como la política. Por eso no deja de hacer mucha gracia, es un decir, que los nuevos editores o las editoriales bisoñas, pero con lógica ambición de poder, te planteen el enorme interés que tienen en publicarte. ¡Pero no sin antes leer el manuscrito! No quieren entender que si entregas un manuscrito sin contrato estás vendido. Lo aseguro yo, un veterano con muchos años de oficio. Yo no compro a ciegas, dicen ellos; pero los autores no tenemos por qué entregar el producto de nuestro trabajo para que ellos evalúen lo que les interesa. Son como jugadores con ventaja que te hacen el favor de leerte, como quien te mira la dentadura y calibra lo que puedes empujar en la piedra de su modesto molino. ¡Pero de dónde ha salido esta generación de logreros!En apenas un mes, lo confieso, he pasado de autor veterano a ganado de excepción que debe exhibirse en la feria. ¡A ver qué sabe hacer!”

Akal anunció ayer que publicará ‘El cura y los mandarines‘, “íntegro y sin ningún tipo de censura”. Una excelente noticia. Si el libro es un éxito de ventas, espero que Morán emprenda una segunda parte. Porque su obra termina en 1996, cuando Aznar llegó al poder aupado por el deseo de millones de votantes que creían que acabaría con la corrupción. Ya sabemos qué vino después. Hoy, podrido todo, la clase política, los líderes empresariales, los dos grandes sindicatos… convertida la información económica en una retahíla de escándalos financieros, cómo conceder a la Cultura española la presunción de inocencia, cómo pensar que los que ahora se rasgan las vestiduras en sus columnas no devoraron las migajas del festín de la crisiestafa. Más allá del caso SGAE, no sabemos casi nada de la corrupción cultural en los tiempos de la burbuja. Lejos de descubrir lo que pasó, quienes mandaron entonces nos cuentan lo que no ocurrió. Un poeta terrible que en los años decisivos trepó de institución a institución hasta convertirse en ministro ha sido capaz de escribir un libro sobre cómo el poder “caza” a los intelectuales. Su rostro de hormigón es digno de un patrón de patrones o un banquero con tarjeta negra.

‘El cura y los mandarines’. Gregorio Morán. Crítica. Barcelona, 2014. Más de 761 páginas, 27,9 euros (Precisamente porque esta edición no se puede comprar, pocas veces esta ficha técnica me ha parecido tan necesaria).

Pd.: Os invito a leer esta entrevista de Paula Corroto en la que Tomás Rodríguez, el editor de Akal,  cuenta por qué editará el libro de Morán

Pd. 2 (11/2/15): “El cura y los mandarines parece escrito para ser más consultado que leído – escribe Ernesto Castro en este artículo de Revista de Libros -. La unidad máxima de sentido es el párrafo como compartimento estanco de información en el que Morán aprovecha para desplegar su retórica de taxista y su erudición de detective. Las repeticiones son permanentes“. Os invito a leerlo.

9 respuestas »

  1. Sobre los menesteres del escritor podríamos recordar lo vertido por la inolvidable Ana María Agüero Melnyczuk (1954-2012):

    “Si ciertamente escribiéramos lo que realmente sentimos en la profundidad de nuestro íntimo, seríamos considerados mentes enajenadas proclives a mil locuras y andanzas, y es por ello que JAMAS escritor alguno se ha atrevido a desentrañar y exponer TOTALMENTE a la dura luz de la crítica, y a la quizá la amable de sus lectores, los recónditos intersticios de sus pensamientos, deseos y anhelos”.

    Me gusta

  2. Joaquín, pinché sobre tu nombre en diario.es, por curiosidad -supongo que como ocurre siempre-, caí en esta fortaleza nada inexpugnable, y me gustó, así que estoy dándome una vuelta por sus jardines (los perfectos simples porque soy gallega). Te dejo más sobre “El cura y los mandarines”, tengo una montaña, confieso:-) Encantada de haberte conocido.
    .
    http://patrulladesalvacion.com/2014/10/09/planeta-censura-el-ultimo-libro-de-gregorio-moran/

    Me gusta

  3. Esto tiene toda la pinta de una excelente operación de marketing. No sé si promovida, pero sin duda bien aprovechada. Todo lo que sea maledicencias e insultos tiene público seguro (vean la tele, si lo dudan) y además el escandalete de la “censura” ayuda lo suyo.
    A mi Morán siempre me ha parecido un farsante que mientras vive a sueldo de La Vanguardia (lo que significa mucho) donde está para dar palos a la izquierda desde un fingido radicalismo, se dedica a predicar el fácil “todo es una mierda”, “todos son unos vendidos” (menos yo, claro está).
    Sobre su fiabilidad y rigor, tengo el peor de los conceptos; este comentario a uno de sus libros lo dice todo: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=63063

    Me gusta

  4. Estimado Juan, discrepo en la calificación de farsante. Gregorio Morán podrá ser o tener otras máscaras, pero no la de farsante. Sin embargo, es cierto que desde que le conozco —en los años en los que dirigió La Gaceta del Norte, una inversión del PNV bastante extraña y dudosa, que se fue al traste—, no ha dejado de trabajar en diarios de corte nacionalista, como el mencionado y luego La Vanguardia. Como él mismo dice es un “ajustador de cuentas”; supongo que en algún momento alguien hará lo propio con él. Pero hay escasas plumas en España tan afiladas como la suya. Lástima que no entre a contarnos no solo las dos legislaturas de Aznar, que tiene menos interés desde mi punto de vista, pues ya se encargaron los medios “socialdemócratas” de hacerlo, sino los años en los que en la Moncloa estuvo el contador de nubes, el gran Timonel a este desastre de ahora, con su poeta-ministro que escribía sin pudor alguno que Azaña estaría orgulloso de su labor en el Ministerio de Cultura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: