Saltar al contenido.

La Siria del árabe del futuro


El árabe del futuro cartel de Assad

¿Cómo era Siria antes de su autodestrucción? El país que fue solo existe en los recuerdos de los supervivientes: nómadas forzosos a los que negamos refugio, prisioneros en ciudades demolidas o súbditos aterrorizados por alguno de los muchos bandos de esta guerra cruel. Riad Sattouf no pertenece a ninguno de estos grupos. Su familia paterna, sí. Cuando en 2011 estalló esta guerra sin solución a la vista, Sattouf – árabe del futuro, francés del presente – intentó traerlos a Francia, pero chocó con un muro infranqueable. Indignado, quiso convertir su impotencia en una denuncia en viñetas. No tardó en darse cuenta de que no era suficiente y decidió dibujar su autobiografía. Fue así como nació ‘El árabe del futuro‘. Ana Fornaro lo cuenta muy bien en ‘La patria es un dibujo’.

El árabe del futuro la regla escolar de Hafez el Asad

La segunda entrega de ‘El árabe del futuro’ comienza en el capítulo V. Estamos en 1984, Riad ha cumplido seis años y se enfrenta a su primer día de colegio. La Libia de Gadafi, donde transcurría buena parte de la primera parte, ya pertenece al recuerdo. Su padre ha regresado a Ter Maaleh, el pequeño pueblo cercano a Homs donde nació. Está decidido a iniciar una meteórica carrera en la administración de Hafez el Asad, el dictador sirio que domina el país con mano de hierro e imagen omnipresente: desde inmensos carteles a la regla con holograma que Riad lleva a su primer día de colegio. Como para (casi) todos los niños, el descubrimiento del colegio, la pérdida de la libertad, es un golpe inolvidable. Literalmente. Porque la maestra del pequeño – una combinación hoy imposible en la Siria rural de mujer con hiyab, ropa ajustada, zapatos de tacón y minifalda – ‘instruye’ a sus alumnos a golpe de vara.

El árabe del futuro la profesora maltratadora

Entre palo y palo, la maestra sádica e inculta enseña a Riad y a sus compañeros el himno nacional sirio: la prioridad escolar era crear súbditos obedientes a Hafez el Asad. Sin él, Siria se destruiría a sí misma y no existiríamos”, asegura la maestra, cual pitonisa nefasta. La Siria que vemos a través de la memoria de Riad es un país pobre donde el triunfo consiste en tener la casa más grande del pueblo y un Mercedes para viajar a la capital, donde los niños calzan rígidos zapatos de plástico hechos en China y se mueren de pulmonía porque los padres los llevan al médico demasiado tarde. Sattouf nos cuenta lo que los adultos no ven aunque pase por delante de sus ojos: los chantajes, miedos y peleas que sufre y ejercen los niños sin que sus padres se enteren. No lo tiene fácil Riad, niño de melena rubia en una clase de alumnos de tez oscura y pelo negro. Si quería integrarse tenía que destacar en el entretenimiento con más éxito del recreo:  jugar a matar judíos.

El árabe del futuro Riad jugando a la guerra contra Israel

En la primera parte, Sattouf ya nos mostró la subordinación de la mujer siria al hombre. Para sorpresa del lector, esperaban a que a sus hijos, tíos o hermanos devorasen la comida que habían cocinado para alimentarse después de las sobras del banquete. En este segundo volumen, da un paso más. Es imposible desvelarlo sin romper la trama pero, antes de pensar que demuestra que las diferencias entre el Islam y Occidente son insalvables, conviene mirar hacia atrás. Y no me refiero a esas maestras que en mi lejana infancia aún nos obligaban a extender la mano para pegarnos con una regla. En la España de principios de los sesenta, todavía perduraba el “privilegio de la venganza de la sangre”. Lo heredamos de los romanos, como el alcantarillado, las carreteras, el acueducto… Pero si en un concurso nos dieran a elegir entre romanos y árabes/musulmanes, probablemente muchos apostaríamos por esta última opción. Este prejuicio es el que hoy parece insalvable. 

El árabe del futuro Riad con kalashnikov

‘El árabe del futuro (2). Una juventud en Oriente Medio (1984-1985)’. Riad Sattouf. Salamandra. Barcelona, 2016. 160 páginas, 19 euros.

2 respuestas »

  1. Son muy interesantes estos dos volúmenes de la infancia libia y siria de Riad Sattouf, porque tiene muchos elementos que me suenan de mi propia infancia a finales de los 60 y principios de los 70. Por supuesto lo da la palmeta y el régimen de terror en el colegio, con algún profesor sádico y aterrorizado porque las cosas no se desmadraran en clase. Que se desmadraban, incluso a sabiendas de que nos iban a moler a palos. Lo de las canciones e himnos al dictador, la miseria de algunos chicos, la miseria ambiente y la mezquindad y pocas luces de muchos mayores.
    Aquí, sin embargo, tiene color especial un episodio, como ese asesinato en familia: la prima a la que matan el padre y el hermano por haber “deshonrado a la familia”: una viuda que se acostaba con su cuñado. Ese episodio en que el padre y la familia se preguntan si deben denunciarlos ya muestra por dónde iban los tiros. Al final, veremos a los parricidas sueltos después de haber pasado unos meses encarcelados.
    La autenticidad que destila la biografía de ese niño franco-sirio es todo un regalo.
    Muy recomendable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: