Saltar al contenido.

El cámara que parecía un actor de Página 2


Nadie le grabó. Todas las cámaras, incluida la suya, estaban ancladas en un aburrido plano fijo. Mientras Salgado me hacía añorar a Solbes y declaraba no le gustaba utilizar la palabra “rico”, él se había sumergido en la lectura de su libro de renglones torcidos. Cuando le vi, ajeno a una nube invisible de gráficos y números que hacían más y más pesado el aire de la sala, recordé enseguida las elegantes y surrealistas cortinillas de ‘Página 2, el programa que presenta Óscar López y que se emite todos los domingos, a las 20:30 en La 2.

La televisión y los libros se llevan muy mal. Incluir una entrevista a un escritor provoca un ataque de audienticitis aguda hasta a los editores de programas culturales. El retrato del mundo de las televisiones privadas es el de una sociedad sin libros. Ningún directivo cree necesaria una versión española del fantástico ‘Ver para leer.  Pero en la programación de RTVE los programas de libros se suceden en una carrera de relevos. Todos llevan el ex libris de su presentador y director, así que todos son distintos. Ninguno ha estado más cuidado ni ha sacado más partido a Internet que ‘Página 2′.

‘Página 2’ está dividido en secciones fijas. Entrevista a un escritor en promoción, reportaje libresco, novedades recomendadas, lectura infantil de un joven lector para otros jóvenes lectores, los libros favoritos de un famoso y la evitable, por monótona y repetida, lista de libros más vendidos. En media hora, el equipo y sus invitados nos descubren casi una treintena de libros. Más que cualquier suplemento literario impreso.

En este esquema tan rígido es imposible encontrar un momento bukoswskiano. En ‘Página 2′ lo inusual es incompatible con el azar.  A cambio, la edición es excelente. Y entre libro y libros, ‘Página 2′ está habitado por lectores submarinos, montañeros o al borde de un trampolín. Personajes de un poema visual y mudo que es, sin título ni libro recomendado, otra sección del programa. Aquel cámara era uno de ellos. Qué lástima que  Miriam Márquez no viera su vocación temeraria.

13/10/09

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: